El oficinista en el tejado

Reseña de "Recursos humanos" de Antonio Ortuño, 2007.

Los conozco, los he visto, he convivido con ellos, los he tenido cerca y en multitudes, se aglomeran y algunos prefieren los pasillos, los recovecos de un espacio confinado (llámese oficina, lugar de trabajo, etc.), y tanto sé de ellos porque el que escribe es uno más, de ahí la dolencia, por tener a un jefe, y más que nada por ser un eterno subordinado y vivir con ese yunque encima. Pero Lynch, el resentido Gabrielito que más que aspirar (como suelen decir esos productores de literatura barata), Lynch codicia el puesto de su jefe, y valiéndose de todos los medios, más anárquicos que de los artificios, con una postura clara que por un capricho, el mortal -de carne numerada, como él lo relata- Lynch peleará con el ángel, su jefe, quien habita en el círculo sempiterno de los que mandan: arderá un Pontiac, estallará una bomba de clavos, lo que sea necesario para que Lynch salga del purgatorio y conocer con ello, las mieles del eterno Cielo (el círculo celestial del piso de arriba en ese edificio de oficinas).

He ahí la reseña y la novedad en la literatura mexicana actual, ya que ningún autor -unos ocupados en pertenecer al Crack, otros en querer ganar un premiecillo- había mencionado que estos seres marginales respiran y sobreviven también y que sus mundanas vidas, como las de Don Quijote, también merecen ser contadas y que sus aspiraciones son tan épicas como las del andantesco caballero. El protagonista, Gabriel Lynch, es éste caballero anárquico que sólo desea su bien y que además, cuando tiene la grande enfrente -o sea, cuando obtiene lo que quiere- no tiene ningún empacho en demostrar cuanto bajo puede agachar la cabeza un empleado con tal de conseguir un codiciado puesto superior, con lo que queda claro que Ortuño, a través de su alter ego, Gabrielito Lynch, no profetiza ni atiza ni hace escuela sobre lo que debe ser, otros lo hacen: Jorge Volpi y su "yo no quiero saber nada de México", y su mentor Carlos Fuentes con su ya eterno y bastante quemado "he aquí La Comedia Mexicana". La tragedia de Lynch pasa aquí y en todas partes, es una tragedia de todos los días, esa de tener que ir a la oficina.


¿Le late? Busque más sobre Antonio Ortuño en el buscador de Letras Libres.com

Comentarios

Kadannek ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kadannek ha dicho que…
Reciba mi más cordial saludo.
Veo que hay muchas sugerencias y novedades. He de ir poniéndome al día en todas ellas y quizás halle algo que realmente sea para leer en este comento.

Se ve interesante y seguro que a más de alguno le llamará la atención. Es una historia que no es ajena a estos tiempos.

Cuídese y gracias por sus visitas.

Entradas populares