Nueva York y el sureste, en Replicante

El más reciente número de la revista digital Replicante (Abril 2011) publica una modesta narración de mi autoría: “Nueva York y el sureste”. Celebro que los directores y editores de la revista dediquen el número al sureste mexicano, porque el sureste es mucho más que los conciertos estrafalarios en la pirámide de Kukulkán, o los líos sexuales de cantantes pop de cuarta. Hay tanto qué decir sobre nuestro Sur, que esa geografía es prácticamente una zona virgen para nuestras letras que reclama buenos exploradores que machete en mano se abran paso entre la espesura de la selva. Acá un fragmento de mi texto:

“Sobrevuelo Nueva York y el vértigo provoca un nudo en mi estómago. Las agujas de los altos edificios excitan mis pupilas como si fueran discos de acetato. Me había prometido que algún día visitaré esa ciudad del futuro y que recorreré sus cuadras y me retrataré en escala de grises en el Puente de Brooklyn. Pero dejando a un lado este coffee-table book de Time-Life (The Great Cities), recorro mi habitación para ver por la ventana de mis recuerdos: allá afuera El Ingenio.

Los copos de ceniza del invierno negro cubren los pavimentos, los techos a dos aguas de las casas de los obreros, tapizan los patios, se asientan sobre los autos tapiando parabrisas, cofre, carrocería entera, filtrándose hasta dentro del motor, por debajo de la puerta de las casas, como heraldos negros, esquivan en su levitar y arrastrados por el viento los cristales cerrados de las ventanas, ennegreciendo los mosquiteros, y te obligan a cerrar los ojos si se te ocurre andar en bicicleta: es la temporada alta de la zafra y a El Ingenio lo circundan los cañaverales que arden para limpiarlos de maleza y obtener de sus desnudos tallos frutales un terrón del azúcar. Es enero y es invierno…”

NY en Replicante

Comentarios

Mr. Meursault ha dicho que…
derechito a leerlo... ¡muchas felicidades!

Entradas populares